Sierra de las Ánimas

El mas hermoso rincón de la Sierra de las Ánimas, podrás recorrer en una galería de flora nativa, muy sombreada, sin grandes pendientes, que en una hora y media de caminata te lleva a un lugar desconocido para muchos.

Sierra de las Ánimas

Sierra de las Ánimas

La Sierra de las Ánimas es uno de los escenarios naturales más hermosos de Maldonado, para visitar en cualquier época del año. Se accede por la Ruta Interbalnearia, a la altura del kilómetro 86, a pocos minutos de Piriápolis. Frente al parador Los Cardos.

La zona reúne un conjunto de sierras, entre las cuales se destaca el Cerro Betete, el Cerro Chico, el Cerro de la Ventana y la prominente Sierra de las Ánimas, que con 501 msnm (metros sobre el nivel del mar) constituye el segundo más alto del país y el cerro con mayor altura.

Sierra de las ÁnimasSu composición es de origen volcánico de aproximadamente 500 millones de años de formación. Y debe su nombre a los Charrúas que murieron en esta zona. Constituyó un importante refugio para este pueblo cuando los españoles colonizaron la región.

Cuenta la leyenda que en la noche se puede ver el resplandor de sus espíritus. La llamada “luz mala” son las ánimas de los antiguos Charrúas que allí perecieron. De aquí proviene el nombre de Sierra de las Ánimas, también conocida como Sierra de las Almas.

La sierra es atravesada por el Camino Real, por el que transitaba el Virrey en la época colonial. En su cumbre se ubicaba una atalaya que con una hoguera servía para alertar al Cerro de Montevideo sobre invasiones portuguesas.

En el año 1832 aproximadamente, la Sierra de las Ánimas recibió al ilustre Sir Charles Darwin, quien realizó un relevamiento de su flora y fauna.

Con las celebraciones de 1930 por el centenario de la Jura de la Constitución se denominó Ánimas como Mirador Nacional y allí se erigió un mástil de 35 mts. de altura, que portaba el Pabellón Nacional, este duplicaba en tamaño al existente en la Plaza de la Bandera en Montevideo. Fue el mástil más alto de Sudamérica.

El recorrido a la cumbre del Cerro es un recorrido de trekking a través de un sendero de más de 80 años de antigüedad por los paisajes naturales más hermosos de la zona. Desde la cima se aprecia un paisaje increíble de sierras y mar.

La flora de la región es muy extensa y variada, rodeado por montes serranos en las laderas; en las alturas matorrales más resistentes a la falta de agua. y en sus pliegues cerca de las corrientes de agua, monte indígena, monte serrano, palmeras. La fauna reúne varios tipos de serpientes venenosas, distintos tipos zorros, zorrillos, tatúes, gran variedad de arácnidos e insectos, guazubirás, e incluso jabalíes.

En el camino de ascenso al cerro por su falda Sur queda el desvío al Cañadón de los Espejos.

Un arroyo serrano que desciende en un sistema de quebrada generando el microclima de aspecto selvático, este arroyo está compuesto por ocho piscinas naturales que conforman los legendario Pozos Azules, de las cuales tres, se alimentan con cascadas y forman entre sí una escalera de agua. Esto es lo que conocemos como el Cañadón de los Espejos y podremos disfrutar de camino a la cima.

Cañadón de los Espejos

El recorrido hasta el Cañadón puede hacerse a pie sin que sea necesario escalar, aunque el camino es empedrado y agreste.

La mayor parte del camino está bien definida por senderos que en buena medida están cubiertos por montes galería.

El tiempo estimado de recorrer ambos lugares (Cañadón y cumbre) en un mismo día es de unas 7 u 8 horas, quedándose un rato en cada uno de ellos.


¿Cómo llegar?

Ruta Interbalnearia Km. 86S frente al Parador Los Cardos

A 700 metros de la portera de entrada a la Sierra, se encuentra la cabaña base. Allí se cobra una entrada de precio muy accesible, para recibir la autorización de ingreso al campo, además del reglamento del camping y algunas recomendaciones para el camino. Se puede solicitar una visita guiada.


Publicar comentario